Capítulo 8- Serie: El fallo de lo normal

«Era de un color verde esmeralda»

Híbridos

Y ahí me encontraba yo, con Lilly ayudándola a bajar por una alcantarilla. Curiosamente, no eran muy distintas de “nuestra realidad”. Lo único que cambia, son sus tapas; de metal pulido y con un aspecto futurista.

Recuerdo el olor de aquellas cloacas, era algo que nunca había olido en mi vida. Era como una mezcla entre el olor de la carnicería, y… el de los baños públicos. Algo realmente insoportable. Tanto, que casi vomité.

Una vez abajo, le dije a Lilly como me llamaba y un poco de información acerca de mí. Obviamente, ella me contó un poco de su vida; tenía 20 años y era alumna de una de una de las tantas prestigiosas universidades de Estados Unidos. Esta pequeña charla, duró poco, luego empezamos con lo serio; ir a donde se encontraba la máquina.

La alcantarilla estaba totalmente iluminada, por lo que pudimos ver como era exactamente. Nosotros, nos encontrábamos en una especie de “acera” de baldosas de color marfil. Al lado nuestro, estaba un gran canal donde pasaban los desperdicios. Lo curioso, era su iluminación; de un color verde esmeralda.

Cada uno, puso en marcha su cubo; de tal forma que teníamos un mapa fiable que nos iba a indicar por donde teníamos que ir. Por lo que nos dimos cuenta gracias al mapa, la forma de la red de desagües era bastante simple; tenía una forma de “T”. De momento teníamos que avanzar todo recto, y luego en el cruce teníamos que girar para la derecha. Esa era una de las salidas.

La acera era bastante ancha, por lo que pudimos ir cómodos. Íbamos unos veinte minutos de camino, pero aún marcaba el mapa que nos quedaba mucho por delante. Empecé a agobiarme, el tufo que desprendía el agua era insoportable, y mis piernas se estaban cansando. Aunque sólo íbamos poco tiempo andando.

Me fijé en mi compañera, aparentemente estaba de lo más normal, sin ningún gesto que haga pensar que estaba cansada o algo por el estilo. Así que seguí avanzando sin prestarle mucha atención. Pero algo ocurrió, Lilly dio un chillido que me pilló totalmente por sorpresa. Giré la cabeza para verla, y vi que se quedó mirando el agua del canal.

Recuerdo que en ese momento estaba muy confundido, no supe a que se debía, hasta que me puse a mirar en el agua del canal. Lo que vi, me dejó traumatizado para toda mi vida. Incluso ahora, esa imagen aparece en mis pesadillas. Se trataba de varias personas partidas en dos, cada mitad flotando independientemente; el color rojo había teñido el agua.

Me impresioné, pero detuve para analizar lo que acababa de ver. No supe a que se debía, pero tuve claro que habían sido víctimas de algo. Me logré tranquilizar, y conseguí calmar de una vez a Lilly. Le abracé un momento, hasta que dejó de chillar.

Nos separamos, y como por arte de magia; escuchamos la voz del hombre de la otra vez, en nuestras cabezas. Este decía:

-¡Lilly, John, dense prisa ahora mismo! La seguridad local ha detectado ha algunos “programados”, les han visto por los techos. Ahora están alertas, creen que obedecen a algún plan que no es correcto. Acaban de mandar a la población que se queden en sus viviendas. ¿El motivo? Han soltado a todos los híbridos que tienen en su ejército, ¡ellos no escuchan razones! Están programados sólo para matar. Según lo que ha podido ver “Black Cat” por las cámaras de seguridad, hay tres en las alcantarillas. Le ha costado hackearlas, pero lo ha conseguido. ¡Recuerden, ellos los detectan sólo por la energía que desprenden, no hay forma de despistarlos!-.

La voz se calló.

Sentí un miedo único, algo que no he tenido nunca en mi vida. Recuerdo que me puse pálido, se me entumecieron las manos por un momento; pensé que estaba perdido. Lilly me dio un par de bofetadas para que reaccionase. Por suerte lo consiguió.

Empezamos a correr lo más que pudimos, el cubo decía que nos faltaba unos 300 metros para llegar al cruce. Cada vez, olía más a sangre. El olor se estaba haciendo insoportable. Ya íbamos unos cuantos minutos, pero el cubo señalaba que quedaba algo más.

Pero algo nos detuvo, una gota de sangre calló enfrente nuestra. Levantamos nuestras cabezas, y los vimos… Había dos híbridos justo encima de nosotros. Se encontraban en una especie de plataforma que conectaba un piso superior de la alcantarillas.

Uno tenía cabeza de lagarto, cuerpo de humano, pero musculoso; y garras de felino. El otro era algo indescriptible, pero se asemejaría a un mono grande y esbelto. Con colmillos afilados. Sus ojos se quedaron mirándonos. El reptil empezó a emitir un sonido, hasta que… saltaron justo detrás de nosotros.

Empezamos a correr lo que nos quedaba, los híbridos eran algo lentos, cosa que me sorprendió mucho. Según el cubo, en un minuto llegábamos al cruce. Las piernas “nos pesaban”, y los híbridos poco a poco se nos acercaban.

Y repentinamente, ocurrió lo inesperado. Llegamos al cruce, y al girar velozmente a la derecha… Lilly se resbaló y se calló al suelo. Saqué el arma que nos habían dado y empecé a dispararles; pero fue en vano.

Los híbridos se abalanzaron sobre Lilly… y la hicieron pedazos en pocos segundos. Desesperado, empecé a correr hasta el final. El reptil y el simio, habían empezado a perseguirme; no los miré, pero sus pasos resonaban por la estancia.

Conseguí llegar a mi objetivo, el cubo empezó a parpadear. Pude observar una escalera y la trepé lo más rápido que pude. Bajé la vista, y contemplé a los dos híbridos con la boca chorreando de sangre; uno de ellos empezó a subir la escalera.

Pero ya no me iban a lograr atrapar, le sacaba buen trecho y tras un breve instante.. logré llegar hasta la tapa de metal. La abrí, subí y la cerré de golpe. Escuché que el híbrido trató de abrirla, pero por lo visto “Black Cat”; la había cerrado mediante sus “hackeos”.

Por fin contemplé donde me encontraba, estaba delante de un gran edificio. De cristales de proporciones titánicas. Al cabo de unos segundos, dos parejas de programados se acercaron a donde estaba. Ahora tocaba completar el “recado”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s