Karjakin, es mucho Karjakin- Serie: 64 casillas

Como comenté hace unos días, se está celebrando la copa del mundo de la FIDE en Bakú. Desde el jueves se ha jugado la final, pero pocos podían imaginar lo trepidante que está siendo. Cierto es que el match era bastante atractivo para cualquier amante del ajedrez, pero nadie se imaginó hasta estos extremos.

Desde hace cuatro días, se han enfrentado Peter Svidler contra Sergey Karjakin; el niño prodigio que llegó a ser GM con tan sólo 12 años. Una final rusa de muy buen nivel. Antes de comentar lo que ha ocurrido, me gustaría destacar el nivel altísimo de Peter, habiendo eliminado de manera clara a Wei Yi y a Anish Giri, ambos favoritos para llevarse el torneo.

Las partidas del jueves y el viernes, fueron extrañas, por así decirlo. Peter Svidler aprovechó dos errores de “aficionado” de su compatriota, para ponerse 2-0 en el match. Como decirlo… le bastaba sacar un empate en una de las partidas del sábado y el domingo para llevarse el “jugoso” premio.

Y es aquí donde quiero hacer una reflexión, ¡Karjakin se dejó una pieza limpia en la segunda partida! Algo que no estamos acostumbrados a ver en estos niveles, sin embargo esto nos recuerda que hasta los mejores… tienen malos días. Los problemas de nervios y tensión, los tiene cualquiera.

Y claro, se pueden imaginar que los analistas daban como ganado el encuentro a favor de Svidler. Porque… después de un error tan gordo el viernes, ¿cómo se iba a recuperar tan rápido? Sin embargo, lo hizo.

Y no crean que Karjakin jugó súper motivado el sábado, más bien aguantó el “tipo”. Y es algo que debemos tomar nota el resto de jugadores; centrarse en lo que tienes delante y no mirar atrás. Y eso le valió para pasarle la presión a su rival, que le devolvió el favor del día pasado dejándose una pieza. Peter colapsó.

Hoy Sergey tenía que ganar con blancas si quería seguir con opciones, y de paso hacer una gesta que no veíamos desde hace mucho en el mundo del ajedrez. La decisión de jugar “d4”, y decantarse por un sistema de juego bastante ofensivo, hizo que se llevara el punto. Peter, volvió a fallar.

Mañana el desenlace, y quién lo diría… ahora el hundido es Peter. Sin embargo, tiene solución a sus problemas; tiene que imitar a Karjakin. Este match, ha demostrado que muchas veces lo que marca la diferencia en las partidas no es el conocimiento, sino la sangre fría que hay que tener a lo largo de la partida. ¡A disfrutar de lo que queda!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s