La isla, ¿un «clásico» perdido?

Como ya les comenté anteriormente, este va a ser un mes movido en el blog. ¡Y no crean que me he olvidado de mi promesa! Últimamente, me ha ocurrido algo a lo que estaba bastante desacostumbrado: ver películas. Sí, ya se que es algo común; pero se dio la circunstancia de que vi unas 3 en una semana y media. Y debo decir que me gustaron mas de lo me había imaginado. Por eso, creo que aunque tangan un “tiempecito”, se merecen unos posts.

Hoy, voy a empezar con el análisis de una cinta de 2005: La Isla. Para comenzar este análisis , hay que decir que algunos de los actores que participaron en el filme, son bastante conocidos. Ya sea, Ewan McGregor (Lo imposible), Scarlett Johannson Y Djimon Hounsou (Rápidos y furiosos, Gladiator). Un reparto de lujo.

Dicho esto, empecemos con la película en sí. La trama, se centra en una sociedad futurista, en la que los clones se producen en masa, con el único fin de aportar órganos a sus homónimos, y posteriormente ser desechados. Podemos apreciar, que se cuestiona la clonación de una manera abierta. Planteando un debate ético.

La organización que se encarga de llevar esta atrocidad a cabo, trata a los clones como trozos de carne. Pudiendo ver, en varias escenas, como los “crían”. Una imagen que recuerda mucho a la que pudimos ver en su momento, con la película Matrix. Por supuesto, todas estas barbaridades, se realizan sin que lo sepa la sociedad.

Los protagonistas de esta película, son dos clones. Uno de ellos, es Lincoln Seis- Echo (Ewan McGregor), y el otro clon, en este caso es una fémina, Jordan Dos-Delta (Scarlett Johannson). Por error a la hora de la crianza, Lincoln Seis-Echo conserva recuerdos que le vienen a la cabeza, procedentes de su homónimo “real”.

Así que, debido a estos recuerdos, se plantea el por qué de su vida. Se empieza a preguntar por qué está en “cautiverio” con muchas personas, se empieza a cuestionar… si lo que le han dicho toda su vida… es real. Los clones, viven en un macro complejo, con la falsa promesa de que pueden ganar un viaje a una isla paradisíaca y ser libres. Y claro, se les cuenta que son personas reales, y que no pueden salir fuera debido a una gran contaminación que ha sufrido la Tierra.

Sin embargo, la curiosidad de Lincoln, le lleva a explorar su entorno, y ver la realidad: no hay ninguna isla, la isla es la muerte de ellos. Sólo están ahí para producir órganos. Debido a esto, Lincoln le avisa a su compañera Jordan Dos- Delta, que la isla es una farsa. Que nada es como ellos habían pensado. Y le demuestra que siguen existiendo seres vivos, mediante un bicho que logra capturar en las salas de mantenimiento.

Eso, sumado a que su compañera resulta “ganadora” de un viaje a la isla; hace que Lincoln Seis- Echo tome una decisión. Tienen que huir. Por fin logran descubrir la verdadera realidad, quiénes son y de dónde vienen.

Tras sufrir varias persecuciones por parte de esta malvada organización, logran hacer justicia: salvar a los clones, liberarlos del “matadero” en el que se encuentran, pasar de ser productos a verdaderas personas.

En conclusión, puedo decirles que es una película bastante recomendable. Sí, es cierto que a veces peca de irreal, pero sus constantes guiños a “Matrix”, la acción frenética y un interesante trasfondo, hace que te terminen convenciendo. Entonces, que esperas… ¿vienes a la isla?

Como siempre, denle a “like” si les ha gustado, compartan el post si les ha resultado interesante, y si me quieren recomendar una película, háganmelo saber en la caja de comentarios. Esto es solo el principio chic@s, ¡se viene un mes grande!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s