Capítulo 5(I), Steve Watson- Versión extendida

La ciudad fantasma

¡Ya estábamos en Potsdam! Al ver el cartel, pensé que nos quedaba un poco menos para salir del país. Según mis apuntes nos quedaba ir a Dusseldorf y ya está. Bueno, y pasar por Hannover.

Lo cierto, es que al entrar un poco más a la ciudad nos dimos cuenta que había un silencio fuera de lo común. Un silencio, que se adueñaba de una ciudad tan movida como Potsdam. Empecé a tener la sospecha de que los infectados tenían algo que ver.

Susan no pudo aguantar sus pensamientos y nos soltó:

-¡No se ve ni un solo coche, es como si no hubiera nadie! ¿¡Papá, de verdad piensas continuar con este viaje?!-.

En parte tenía razón, pero no podía admitir que yo pensaba lo mismo que ella.

Con decisión, contesté:

– Hijos tenemos que seguir con este viaje, es nuestra única opción de sobrevivir-.

Susan y Paul se miraron durante un momento y me contestaron:

– De acuerdo, haremos lo que tú digas-.

No me sonó la respuesta más convincente del mundo, pero me bastaba. No quería saber que mis hijos deseaban desertar nuestro viaje.

Para averiguar si estábamos de verdad solos, se me ocurrió una brillante idea. Les dije a mis hijos que me siguieran, y en menos de quince minutos estábamos en el bar más famoso de la ciudad.

Para confirmar mis sospechas, al llegar todo fue muy extraño. Las puertas estaban cerradas y lucían un aspecto muy descuidado. Vi algún que otro arañazo en la vieja madera. Les dije que debíamos entrar. Sorprendentemente, Paul se tomó mi indicación muy en serio, y corrió, para posteriormente dar una patada a la puerta, abriéndola de par en par. Lógicamente indiqué a mis hijos que no se separaran de mí.

Con mi pistola en la mano, inspeccioné el local y a juzgar por lo que vi, habían pasado bastantes días desde que  habían abierto el bar. Casi nos íbamos a ir, pero me dí cuenta de que se me había olvido revisar los baños.

Les hice una seña a Paul y a Susan para que no me sigan ,y con todo mi coraje bajé las escaleras rumbo a los servicios. Con mucho cuidado, empecé a bajar para no hacer ningún ruido, pero un sonido proveniente del baño de chicos me puso los pelos de punta…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s