Trabaja duro, vale la pena

No siempre estamos motivados, no siempre creemos en nuestras posibilidades; y eso, está mal. Pequeñas cosas que no hacemos, que nos alejan cada vez más de nuestras metas.

Pero en realidad, estas dos circunstancias no se deben a nuestro deseo propio, sino a un conjunto de experiencias que están ancladas en lo más profundo de nuestra complicada psiquis. Déjenme decirles, que el trabajo duro puede cambiar todo esto.

Hace mucho tiempo -quizás hace unos 4 años-, escuché que el trabajo duro, o como lo denominaban; hard work, podía con absolutamente todo. Hace unos meses hice caso a esto, y vaya que me ha hecho obtener resultados.

Como ajedrecista (amateur obviamente XD), me resultaba un poco paradójico que no consiguiera excelentes resultados en matemáticas. Aprobaba las pruebas, sacaba una nota decente, pero eso es lo que tenía, una nota «decente».

Sin embargo, hace un mes, me prometí a mi mismo que las cosas iban a cambiar de una vez. Necesitaba demostrarme a mi mismo que era capaz de llegar a lo máximo. Con la meta fijada, elaboré una rutina para conseguirlo: 30 minutos diarios. Sin importar mis ánimos, sin importar si estaba cansado o no, sin importar nada.

Y así empecé en mi particular camino. Día a día. No importaba si era muy tarde, no importaba si era muy temprano, no importaba si había ido a bailar el día anterior, «no importa nada», me repetía.

Fue duro. A veces dudaba de lo que estaba haciendo, pero me acordaba de mi propósito, y las dudas se esfumaban. A veces me cansaba, pero me acordaba de mi propósito, y el cansancio se iba. ¡Qué importante es acordarse de nuestros propósitos!

Pasaron los días, y llegó el día de la prueba. Me senté, tomé aire, y me enfrenté al examen. Lo terminé en 30 minutos; la prueba estaba programada para 50 minutos. «¿Esto es todo?», pensé.

A los dos días, recibí el resultado. Rocé la perfección. Me sentí orgulloso, tras tres años, lo había conseguido.

Espero que esta pequeña experiencia les anime, y que les haga creer que con el trabajo duro todo es posible. Al fin y al cabo, los únicos límites te los pones tú. 🙂

 

2 comentarios en “Trabaja duro, vale la pena

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s